Un Lola Martín

Un Lola Martín

Muchas veces hemos pensado en cómo transmitiros la esencia de Lola Martín.  Esa sensación que nos encanta compartir con nuestras clientes y que hace que llevar un vestido de nuestra firma se convierta en algo especial.

Esta misma mañana me comentaba una chica, que se ha pasado por nuestro atelier a enseñarnos las fotos de la boda a la que asistió y cito palabras textuales: ”me encanta  mi vestido, estoy deseando tener otra ocasión para volver a ponérmelo. Había muchos vestidos, pero ninguno como el mío.”

Pues eso, que un Lola Martín es diferente, y te hace sentir especial.

¿Qué nos diferencia de otros? Además de un trabajo en equipo en el Atelier, hecho a mano con corazón, materiales de gran calidad y un espacio diseñado para tu comodidad, lo que marca la diferencia es la sensación única que te aporta tranquilidad es que hacemos tu vestido a medida, que consigue sacar lo mejor de ti y cuando lo hacemos trabajamos en exclusiva solo para ti. Creemos y trabajamos firmemente desde la idea de que cuando un Lola Martín es vestido por una mujer, ésta va envuelta en una obra de arte, y va a ser contemplada con admiración, como si no hubiera otro igual, vestidos dignos de alfombra roja, cine y noche de estrellas.

No hacemos grandes producciones, ni tenemos listas de espera, no vendemos para todas standar, creamos para cada mujer un vestido único, original y exclusivo que no va a volver a ver nunca más en ningún otro evento o fiesta, y eso para nosotras es maravilloso porque es como le damos forma a tus ideas y estilo en un vestido que bien podría llevar vuestro nombre. Color, estilo, corte, complementos, tejidos …es que hasta el forro, las cremalleras o la botonadura son detalles únicos que cuidamos con mimo y dedicación. Desde que una mujer aparece por nuestro Atelier y la atendemos en recepción hasta el momento en que nos reunimos en el despacho para escuchar sus ideas y poder verla en costura para tomar sus medidas, las pruebas, el acompañamiento en el resto de conceptos que serán la propuesta final en la que hará acto de presencia y confirmará el éxito por habernos elegido, provocando todo tipo de halagos y atrayendo miradas. A esto nosotras queríamos llamarlo, la sensación que provoca llevar un “Lola Martín” y es el resultado orgulloso del trabajo de muchas mujeres que cada día llegan al taller con todas sus ganas para coser vestidos de sueño. Feliz día.

¿Tienes dudas, escríbenos?