La boda del Año

La boda del Año

Hoy nos vestimos de gala, serios, muy serios, solemnes, elegantes y de alta costura.

Queremos dar un repaso por bodas que marcaron un hito, bodas que fueron sin duda un icono en su momento, bien por ser referente y fuente de inspiración para la alta costura o bien porque se trataron de bodas reales, novias que acapararon todas las miradas y fueron portada de todas las editoriales de moda de su época. Da igual los años que hayan pasado desde entonces siempre permanecerán en la retina de todos como icono de estilo. Desde la mediática boda de la estrella de Hollywood, Grace Kelly, con el príncipe de Mónaco Rainiero a la no menos famosa boda en segundas nupcias de Jackie Kennedy Onassis… ¿Nos acompañáis en este repaso que además supone para nuestro Atelier la mayor fuente de inspiración a la hora de diseñar vestidos de novia?!

Comencemos por donde los cuentos de hada se convierten en realidad… Hablamos de la bellísima Grace Kelly en todo su esplendor. Guapa, en su mejor momento cinematográfico, llega en 1956 al Palacio de Mónaco donde contrajo matrimonio con uno de los príncipes herederos de Europa con más carisma y atractivo. Su vestido le llevó 6 semanas de trabajo a Helen Rose, encargada de vestuario de la Metro Goldwyn Mayer, creado con seda, encaje y perlas se convirtió en uno de los vestidos de novia «Joya» más admirados y emulados de la época. Gracia de Mónaco, actriz estadounidense convertida en princesa para la eternidad, lució el mismo con el porte y elegancia de quién sabe muy bien lo que está vistiendo, para nosotros un icono de belleza y buen gusto, sobran las palabras.

 

Jackie Kennedy Onassis mujer icono de la moda donde las haya, también creó manual de estilo para novias y vanguardia, siendo su estilo uno de los más imitados en todos los tiempos y desde luego referente de elegancia y sello personal. En su primera boda con el Presidente Kennedy aún su elegancia venía marcada por una frescura y juvenil forma de vestir aunque inspirado en los vestidos de novia que en Europa vestían las princesas de las principales casas reales, así Ann Lowe diseñó un espectacular vestido de tafeta en el que se utilizaron más de 45 metros de tejido color marfil, realzando la línea de los hombros sobre una amplia falda princesa con rosetones en tejido plisado.

 

Años más tarde sin embargo se decantaría por la sencillez a la hora de contraer matrimonio en segundas nupcias con Aristóteles Onassis, eligiendo un vestido de novia sobrio y elegante que su gran amigo Valentino diseñó para ella.

Una de las estrellas de Hollywood más aclamadas por su elegancia será sin duda y para todos los tiempos Audrey Hepburn y para este post hemos escogido el vestido que Balmain diseñó para su boda con Mel Ferrer, suponiendo un hito en la moda para novias al crear un vestido corto a la altura del tobillo.

En la década de los 80 Diana Spencer protagonizó el Cuento de Hadas más visto y seguido por todos a escala mundial convirtiéndose en la novia más espectacular al contraer matrimonio con el heredero a la Corona Real Británica, Lady Di y Carlos de Inglaterra protagonizaron la boda del siglo. El diseño de este vestido retó a los cánones de la sobriedad y la sencillez. Con una cola de 25 pies y un total de diez mil perlas, el traje de seda color marfil fue diseñado por David y Elizabeth Emanuel. Mangas recargadas, lazos y muchos metros de cola… sin duda una novia irrepetible y única que todos guardaremos en nuestra retina.

Años después, concretamente en 2011, inevitables las comparaciones debido a la expectación se casaba su hijo Guillermo con Kate Middleton y todas las miradas volvían a estar puestas en el Reino Unido. Destacando Catalina de Cambridge por recuperar la elegancia y sobriedad pero al mismo tiempo causando un gran impacto con un vestido de novia único que también marcó estilo y referencia en el mundo de la alta costura para novias. Encaje francés y cola de 3 metros cosidos por el gran modisto Alexander McQueen. En la foto su hermana Pippa que causó sensación por su elegancia y sencillez.

Otra boda del año muy sonora fue la del enlace entre Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi, hijo y nuera, respectivamente,  de Carolina de Mónaco icono de belleza y elegancia desde que su madre Gracia de Mónaco falleciera. Esta joven europea destaca por su sencillez y elegancia y para nosotros además fue una de las novias más bellas precisamente por la simpleza de su estilo. Vistiendo para dos ceremonias distintas dos vestidos impresionantes de Armani Priveé a cuál más bonito.

En la actualidad hemos asistido a muchas bodas mediáticas que nos han impresionado por la belleza de las novias y nos han inspirado para trabajar en la costura de nuestras propias clientas, creemos que el amor es la inspiración que mueve el mundo y por eso ponemos todo el corazón en cada uno de nuestros trabajos para novias. Tenemos un sueño… vestir algún día a una de esas novias que como éstas que os hemos mostrado aparezcan para siempre en la memoria de todos aquellos que las recuerden, reinas, princesas, actrices…  quién sabe ?! Qué vivan los novios, qué viva el amor!!!

Feliz día.